Cómo limpiar caracoles: purgar, limpiar y cocer caracoles

cómo limpiar caracoles

Limpiar caracoles: Los amantes de los caracoles saben todo el trabajo que conllevan estos pequeños animalitos desde que los cogemos en el campo hasta que los ponemos en el plato. Un trabajo no complicado pero sí laborioso que requiere de bastante tiempo. En este post os enseñamos cómo limpiar caracoles correctamente con los que podrás elaborar recetas de todo tipo.

Te mostramos cómo purgar, limpiar y cocer caracoles.

Cómo limpiar caracoles, paso a paso

  1. Cómo purgar caracoles

    Este paso es muy importante ya que ayudará a que vacíen sus intestinos eliminando cualquier sustancia que hayan podido ingerir y que sea nociva para nuestra salud. Para ello, podemos meterlos en una malla de plástico y dejarlos colgados durante unos cinco días en un sitio bien ventilado y a la sombra. Hay quienes prefieren que durante este tiempo continúen con una alimentación controlada ofreciéndoles hojas de romero o tomillo para que estén más gorditos y luego desprendan este sabor a la hora de cocinarlos.

  2. Cómo limpiarlos

    Debemos utilizar agua tibia con abundante sal y pasarlos por ella hasta que el agua salga bien limpia (3 o 4 veces). Gracias a este proceso eliminaremos parte del moco, restos de tierra e incluso trozos de concha que hayan podido desprenderse. Hay quienes deciden incluir un chorrito de vinagre pero bastará con utilizar bien de sal.

  3. Cómo cocerlos

    Comenzaremos introduciéndolos en una cazuela con agua fría a fuego muy lento. El objetivo es que los caracoles vayan saliendo de sus conchas poco a poco. Una vez vemos que prácticamente todos han asomado la cabeza, subimos el fuego y dejamos cocer durante 15 minutos.

Variedad otala punctata o cabrilla

El caracol que encontrarás en Calidad Gourmet es un tipo de caracol de la variedad otala punctata o más conocido como cabrilla. La cabrilla es frecuente en el Bages en las zonas de cultivos de secano, mientras que el caracol común abunda sobretodo en los huertos. El área de distribución de la cabrilla comprende tan sólo el este de la península Ibérica, el sur de Francia, las Baleares y el suroeste de Argelia, mientras que el caracol común, aunque es originario de la cuenca Mediterránea y de la Europa atlántica templada, ha sido introducido por los humanos en gran parte del mundo. En el sur de la península Ibérica y en las Baleares Otala punctata convive con Otala lactea, una especie muy parecida que también se conoce con el nombre de cabrilla.

En este caso estamos ante caracoles con una concha gruesa y sólida, de 30 a 36 mm de diámetro (puede superar los 40 mm) y de 21 a 24 mm de altura, además su concha es más deprimida, con la espiral más baja que la Helix Arpesa. Su color es marrón con pequeñas manchas difusas más claras, con la abertura marrón oscuro y el labio es usualmente blanco.

Propiedades

La cabrilla se puede decir que viene de la misma categoría que el pescado y sus derivados, y tiene un gran aporte de magnesio y una alta cantidad en hierro. Es por ello que se recomienda a la gente con anemia que coma esta clase de platos.

De otro lado, debemos tener en cuenta que la cabrilla es muy poco calórica, apenas 60 o 80 calorías por cada 100 gramos, es decir, casi nada pero que es un alimento pesado para la digestión. Esto es debido a la consistencia elástica de la carne, la cual no es fácil de disgregar en la acción que ejercen los jugos gástricos en el estómago, tendiendo a permanecer más tiempo de lo necesario en el recorrido intestinal.

Uso en la gastronomía

Además de las famosas cabrillas con tomate, este manjar se degusta de otras muchas maneras: cabrillas con la famosa salsa vizcaína, cabrillas en salsa al estilo Jerez, cabrillas con su caldito o arroz con cabrillas e incluso el ceviche de camarón con cabrillas. Y tú, ¿cómo los comes?

¿Por qué comprar conservas Aimar?

Si quieres evitar todo este laborioso proceso te recomendamos que pruebes los caracoles en salsa vizcaína elaborados de la forma más tradicional por Conservas Aimar. El equipo de Conservas Aimar lleva a cabo todo este proceso de manera artesanal cuidando al caracol en todo momento para dar lugar a unos caracoles de calidad excepcional. Una vez purgados, limpios y cocidos, conservas Aimar realiza un sofrito a base de pimiento rojo, pimiento verde, cebolla, tomate y especias para conseguir unos caracoles en salsa vizcaína como los hechos en casa.

Publicado en

2 thoughts on “Cómo limpiar caracoles: purgar, limpiar y cocer caracoles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *