¿Con qué acompañar la cerveza Cruzcampo Gran Reserva?

¿Con qué acompañar la cerveza Cruzcampo Gran Reserva? Ese es el dilema de muchos amantes de esta bebida. Los ibéricos de Arturo Sánchez son la combinación ideal para la cerveza Cruzcampo Gran Reserva, puesto que resalta el gozoso sabor de los embutidos ibéricos.

arturo sanchez

Después de un duro día no hay nada mejor para desconectar que saborear una cerveza bien fría en compañía de unos amigos. Está claro que no todas las cervezas son iguales, hoy destacamos la Cerveza Cruzcampo Gran Reserva, una cerveza con identidad, con carácter, con cuerpo.

Pero tras disfrutar del intenso sabor de la mejor cerveza, nuestra boca (y nuestro estómago) nos piden algo más consistente. ¿Con qué podemos acompañar la cerveza Cruzcampo Gran Reserva? La pareja perfecta para esta bebida no es otra que un producto típico de España, una tierra rica gastronómicamente hablando. ¿A quién no le gustan unos buenos ibéricos como el chorizo, el lomo o el jamón,  junto a una cervecita fresquita? Los embutidos de Arturo Sánchez son el Romeo de esta Julieta, una pareja sencilla con la que se nos hace la boca agua.

Para un maridaje perfecto los sabores de los alimentos deben trabajar en armonía y ensamblados. Y es el caso por ejemplo de los embutidos ibéricos de Arturo Sánchez y la cerveza Cruzcampo Gran Reserva. Los sabores curados, especiados y ligeramente ahumados del chorizo o del lomo ibérico de Arturo Sánchez agradecen plácidamente una cerveza compacta y compleja (notas que aportan el lúpulo y la malta) con un sabor agradable a madera proveniente de su crianza.

Esta combinación de aromas y sabores, especiados y dulces, amargos y salados forman una extraordinario paleta cromática de sabores que en la boca funden proporcionando una sensación placentera indescriptible. A esta sensación hedónica hay que añadirle la acción refrescante que produce la cerveza y el sutil y rico contraste con las saludables grasas de los productos ibéricos.

La sencillez de la pareja no resta su sabor y calidad. Ambos productos contienen el sello de calidad Elite Gourmet, sinónimo de calidad y prestigio. Ya sabes lo que dicen: en la sencillez está el gusto.

Si quieres que esta experiencia gourmet sea aún más agradable y deliciosa debéis recordar cual es la temperatura idónea a la que servir cada uno de los alimentos. La cerveza para estar perfecta debe consumirse a 5 grados y los ibéricos en cambio a 24 grados.

Disfruta de esta combinación de lujo.

Publicado en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.