Nº8 Crema de pichón y espárragos con su jugo

Crema de pichón y espárragos con su jugo

Hoy en el Nº8 traemos una auténtica delicia de «Los 40 principales de la Gastronomía» el magnífico pintxo de Crema de pichón y espárragos con su jugo. Sigue la recopilación de 40 pintxos que Calidad Gourmet, con todo el cariño del mundo, ha seleccionado a partir del libro con más de 200 recetas de pintxos titulado:  «La Alta Cocina Vasca en Miniatura, pinchos y picas» y escrito por Peio Garcia Amiano, periodista y gastrónomo.

En el barrio Iturriotz de Oiartzun, Gipuzkoa, más concretamente en Araneder Bidea se encuentra el Restaurante Zuberoa, el origen del pintxo de crema de pichón y espárragos con su jugo. El capitán de este barco es Hilario Arbelaitz, quien heredó de su madre su amor por los platos tradicionales y los ingredientes de primera calidad. Se puede considerar que Hilario hace de la tradición un arte llevado al plato, donde la innovación se recrea en el paladar. Junto a Hilario destaca la presencia de su hermano y mano derecha, Eusebio, que junto con su mujer Arantxa conducen magistralmente el equipo del Zuberoa.

¿Te atreves tú solito con la crema de pichón y espárragos?

Ingredientes

hígado de pichón

Elaboración

Primero pocharemos las dos cebollas en aceite de oliva y agregaremos los hígados de pichón, luego las gotas de vinagre, el vino blanco y el coñac. Dejaremos hacer unos 20 minutos y trituraremos el conjunto. Lo dejamos reposar y enfriamos.

Para la crema de espárragos coceremos los espárragos de La Catedral de Navarra en el caldo de ave y agregaremos la mantequilla al final. Lo trituramos.

Colocamos en un molde hondo la crema de pichón, después la crema de espárragos y en el medio una lámina de foie gras frío con el jugo caliente de pichón asado.

¿Por qué La Catedral de Navarra?

Para la crema de espárragos recomendamos utilizar unos de primerísima calidad, requisito que nos asegura la conocida marca La Catedral de Navarra. Porque La Catedral de Navarra es una de las más prestigiosas marcas de conservas vegetales de la huerta de Navarra. Una de las bases sobre las que se sustenta la empresa es que la región navarra les regala la exquisitez del producto mientras que ellos solo la preservan para los paladares más exigentes.

La Catedral de Navarra es la gran apuesta de la familia Sainz, que lleva más de 70 años en el sector de las conservas vegetales gracias a su compromiso con la calidad y a su respeto por los productos naturales. El esfuerzo de investigación de La Catedral de Navarra se dirige a mantener intactos el sabor, la textura y la franqueza de las verduras recién cosechadas. Los frutos son elaborados y conservados nada más llegar del campo, y cada paso del proceso vela por que no se pierda ni una pizca de su autenticidad.

Sinónimo de calidad

Los productos de La Catedral de Navarra poseen numerosos certificados de calidad que avalan la exquisitez de sus productos. Entre ellos destacan las denominaciones de origen: Piquillo de Lodosa, Alcachofa de Tudela, Espárrago de Navarra y Aceite de Navarra. Pero también poseen los certificados: IFS, Cultivo Ecológico y BRC.

La Catedral de Navarra cuenta cada vez con más cultivos de agricultura ecológica, gracias a los cuales ha obtenido la certificación europea para estos productos. Con este sello, se garantizan prácticas como la rotación de cultivos, los estrictos límites en el uso de productos químicos o el cultivo de variedades autóctonas.

La BRC es una norma desarrollada por el Consorcio Británico de Detallistas (British Retail Consortium) en 1998 que garantiza la seguridad y controla los requisitos legales de los proveedores. El BRC se basa en el análisis de los riesgos en puntos críticos de control (HACCP), el sistema de gestión de la calidad, ambiente de la fábrica, control del producto y control de los procesos y trabajadores.

Por su parte, la norma IFS (International Food Standard) es imprescindible para exportar a Francia y Alemania, aunque otros países como Suiza, Austria, Bélgica o Polonia están apostando también por este modelo. Con el mismo objetivo de seguridad alimentaria que la BRC, nace en el 2002 cuando la Unión Federal de la Asociación y la Distribución alemana (BDH) y la Federación del Comercio y la Distribución Francés (FDC) la desarrollan bajo el paraguas de la Global Food Safety Initiative.

Para el foie gras puedes utilizar tanto el foie gras micuit de Keia como la marca francesa Lafitte. A continuación te explicamos un poquito de cada una:

¿Por qué Keia?

Porque Keia es una pequeña empresa fundada en 2005 por el gastrónomo Kepa Freire Ortueta y el cortador Gaxen Ortuzar. Todo comenzó hace 20 años cuando Kepa viajó a Finlandia y aprendió la técnica del ahumado en frío. Tras experimentar con varias opciones, maderas, azúcares y sales, Kepa consiguió la fórmula perfecta y unido a la estrecha amistad que había adquirido en el año 94 con el famoso restaurante bilbaíno Casa Rufo, vinculado por familia a Gaxen, en 2005 se lanzan a hacerse un hueco en el mercado del ahumado artesanal de calidad.

Keia se basa en la calidad y, sobre todo, en el concepto de eco-gastronomía, es decir, gastronomía de calidad con técnicas sostenibles. Por ello, Keia respeta el bienestar del animal y elabora el producto con mediante procesos limpios y justos con el medio ambiente. Además de utilizar una materia prima de primerísima calidad, Keia respeta el producto mediante un método artesanal de descabezado, corte y desespinado del pescado llevado a cabo por profesionales que aman su trabajo.

O, ¿por qué Lafitte?

Lafitte es sinónimo de excelencia, tradición, calidad y autenticidad. Lafitte es una casa fundada en 1920 por Pierre Lafitte en la pequeña localidad francesa de Montaut para la venta de caza y foie gras a una pequeña clientela de restaurantes de la zona. Pierre fallece y es su hijo León junto con su esposa Solange quien se hace cargo del negocio. En 1970, León incorpora a sus hijos al negocio lo que hace crecer internacionalmente y a pasos agigantados a Lafitte.

Lafitte lleva ya cuatro generaciones repartiendo la excelencia y el inconfundible sabor de sus foie gras. Lafitte distribuye sus productos en Francia a prestigiosos restaurantes, a una red de tiendas delicatessen por todo el mundo, y cuenta con 6 tiendas físicas (París, Burdeos, Dax, Mont de Marsan, Bayona y Montaut).

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *