El origen del Champagne

La historia del Champagne gourmet

Son muchos los que no ven diferencias entre un cava y un champagne gourmet; a simple vista los dos son similares, son  vinos espumosos elaborados de una manera similar. Pero  aunque para nuestros ojos sean como dos gotas de aguas existen diferencias entre estos dos caldos, y la mayor diferencia se encuentra en sus orígenes.

champagneHoy no podríamos disfrutar del champagne que conocemos sin el aporte que le hizo a la bebida Pierre Perignon. Perignon se dio cuenta de que pasado el invierno el vino tendía a soltar burbujas y decidió embotellarlo con ellas. Embotello el caldo dorado y lo sello con corcho asegurándolo con una cuerda. De esta manera el vino fermentaba por segunda vez dentro de la botella, técnica que se utiliza hoy en día.

Las aportaciones de Perignon mejoraron absolutamente la calidad del champagne. Estableció unas reglas generales en la elaboración del vino espumoso, como elaborarlos únicamente con uvas pinot noir, recoger solo las uvas que se encontrasen enteras y en óptimas condiciones, no dejar que los viñedos alcanzasen más de 90 centímetros de altura, refrescar las uvas con telas húmedas en los días calurosos…

A pesar de todas las mejores que introdujo Perignon en el mundo del champagne, aún quedaban varios asuntos por resolver. Las botellas tendían a romperse por el gas que se encontraba en su interior. Este problema se soluciono añadiendo una dosis de azúcar en la segunda fermentación.

El champagne se convirtió en un símbolo de elegancia y en la bebida típica de los nobles, no obstante todavía no era perfecto. Las botellas contenían residuos que ennegrecían el vino. Este problema lo soluciono la viuda de Clicquot removiendo las botellas boca abajo y depositando los posos en el tapón.

El resultado final tras tantos años y grandes maestros ha sido una tradición espumosa en los momentos de la vida que se recuerdan con un brindis.

 

Publicado en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.