Las mejores anchoas del mar Cantábrico

Las mejores anchoas del mar Cantábrico

Las mejores anchoas del mar Cantábrico: Anchoas de Santoña serie oro Ría de Santoña

Uno de los manjares del mar cantábrico son las anchoas de Santoña. La calidad del bocarte de esta zona es inmensamente superior a la de otras anchoas procedentes de distintos puntos de la península. Las anchoas del Cantábrico son piezas firmes de sabor ligeramente amargo, características que le aportan un valor añadido a la reina del mar.

Las anchoas de Santoña serie oro Ría de Santoña son la prueba de las majestuosas piezas de bocarte del Cantábrico. Son anchoas pescadas de manera sostenible; la pesca se realiza en embarcaciones de bajura utilizando únicamente artes tradicionales.

Los lomos de anchoas serie oro Ría de Santoña se presentan perfectamente limpios y sin espinas aderezados con un ligero aceite de oliva que no camufla su verdadero sabor a mar.

Los nutricionistas recomiendan ingerir pescado azul mínimo tres veces por semana debido a su alto nivel de ácidos grasos Omega Las conservas de pescado son una sencilla y cómoda manera de cumplir con esta recomendación ya que son un bocado exquisito a la vez que nutritivo.

¿Por qué comprar Ría de Santoña?

En Calidad Gourmet disponemos únicamente de las mejores anchoas del Cantábrico y Ría de Santoña destaca como una de las conserveras de mayor calidad y compromiso con el producto de la comarca. Por su excelente calidad y sus artesanales métodos de elaboración, Ría de Santoña disfruta de un merecido reconocimiento a nivel mundial.

Ría de Santoña solo trabaja con materia prima de primerísima calidad, es decir, piezas grandes, de gran calidad, manipuladas a mano y con producción limitada. Bien desespinado y con perfecto equilibrio entre el pescado, la sal y el aceite de oliva. La conservera Ría de Santoña fusiona frescura y tradición con el sabor único de los pescado del Cantábrico, los aromas de los mejores aceites e ingredientes 100% naturales, sin conservantes ni aditivos artificiales.

Ría de Santoña destaca también por la jugosidad y ternura de sus pescados. Es una de las marcas mejor valoradas por los consumidores en cuando a la relación calidad-precio y, sobre todo, de valora el respeto de la marca por el producto.

O, ¿por qué comprar La Lata de Braulio?

Porque Braulio Alfageme, de La Lata de Braulio –excepcionales conservas, imprescindibles sus anchoas o mejillones–, es tajante: “lo primerísimo es la materia prima, tiene que ser de muy buena calidad… Si no es buena, un buen proceso de elaboración no arregla  el producto. En el caso de la anchoa, solo utilizamos de la variedad engraulis encrasicolus, es decir, bocarte del cantábrico, a pesar de que otros fabricantes importan de Chile, Argentina u otros lugares del mundo. Luego, nuestro proceso es absolutamente artesanal, y siempre buscando la máxima calidad”.

Braulio Alfageme pertenece a una familia vinculada desde tiempos inmemorables al mundo de la conserva de pescado. El primero en ver en el pescado una oportunidad de negocio fue el tatarabuelo Bernardo Alfageme que comenzó su vida de negocios en su Zamora natal con el trueque de pescado y sal por textiles.

Más adelante Bernardo abandona la provincia y pone rumbo a Asturias en la penúltima década del siglo XIX donde se casa con Delfina, hija de un importante industrial del sector del salazón. Así comienza la historia de la familia Alfageme y las conservas de pescado en una trayectoria que ha pasado por algunos de los mejores puertos de nuestro país: Carreño, Vigo, Algeciras, O Grove, Ribadumia, Vilaxoán o Santoña…

Hace unos años, tras el cierre de Alfageme, Braulio Alfageme decide instalarse por su cuenta y enlata de manera artesanal toda una serie de productos del mar de máxima calidad bajo la marca La Lata de Braulio.

Publicado en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.