Lo mejor de la Ruta del vino Rueda

Una pequeña selección de lo mejor de la Ruta del vino Rueda: bodega Protos, posada El Faro y Medina del Campo.

La Ruta del vino Rueda es un viaje cada vez más elegido no solo por los buenos amantes del vino, sino también por todos aquellos que buscan un viaje sencillo a la vez que exótico y sin la necesidad de coger aviones o realizar largos recorridos. Con una gran cantidad de adeptos a sus espaldas, el alma del vino Rueda reside en dos aspectos fundamentales, por un lado la uva verdejo empleada para su elaboración y por otro lado la tradición mantenida intacta hasta el día de hoy de las 14 bodegas que forman parte de la denominación de origen Vino Rueda.

A pesar de que la Ruta del vino Rueda está llena de lugares extraordinarios que bien merecen la pena visitar en su totalidad, hoy nos atrevemos a hacer una pequeña selección de lo que hay a su paso y nos quedaremos con una bodega que ver, un restaurante donde comer y una ciudad que no te puedes perder.

Una bodega que ver: Bodega Protos

Por su estilo castellano tradicional y la calidad de sus caldos, Protos es una de las bodegas más representativas de la Ruta del vino Rueda. Dedicados a la elaboración al 100% de verdejo acogido a la denominación de origen Rueda, bodega Protos se encuentra a caballo entre tradición y vanguardia, cosa que se puede apreciar en sus vinos.

Un restaurante donde comer: Posada el Faro

Durante todo el recorrido podrás encontrarte con muchos restaurantes donde poder degustar un buen asado de cordero, sin embargo, en pocos lugares lo harán como en Posada el Faro, una pequeña empresa familiar especializada en cordero y cochinillo asado al horno de leña con un sabor totalmente tradicional.

Una ciudad que no te puedes perder: Medina del Campo

Situada en el corazón de la denominación de origen Rueda, Medina del Campo posee un carácter ferial de los siglos XV y XVI que todavía se puede apreciar a día de hoy. Son muchos los atractivos de los que se puede disfrutar en esta ciudad castellana como el Castillo de la Mota o el Palacio Real Testamentario de Isabel la Católica. De Medina del Campo tampoco no puedes irte sin disfrutar de una buen lechazo acompañado de un vino Rueda característico de la región.

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *