Los productos afrodisíacos más gourmet que podemos comprar este San Valentín.

productos afrodisíacos

Se acerca San Valentín y es un buen momento para conocer los poderes ocultos de ciertos alimentos. Aquí tenéis una lista de los productos afrodisíacos más gourmet que pueden calentar una velada.

Los productos afrodisíacos más gourmet pueden ser el punto de partida para una estimulante cena de San Valentín. Los alimentos afrodisíacos por lo general son productos vigorizantes que contienen un alto contenido en vitamina E, vitamina liposoluble esencial para el organismo que es un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos. Del mismo modo, los alimentos afrodisíacos destacan por su valor energético y por ser productos saludables.

Productos afrodisíacos más gourmet:

Alcachofa

Romanos y griegos ya conocían los efectos potenciadores de esta planta. Enrique VII de Inglaterra acostumbraba a diario a comer una buena cantidad de alcachofas asadas, para poder dar la talla ante amantes mucho más jóvenes que él. Catalina de Médicis impulsó el consumo de alcachofas en Francia y en parte del continente europeo. Era tan aficionada a esta verdura que, las malas lenguas de la época contaban que durante un banquete, comió tal cantidad de estas que casi revienta. Posiblemente estaba deseosa de aumentar los efectos del «elixir vegetariano». En Francia se acrecentó esta creencia y en este sentido, los vendedores ambulantes de París le dedicaban a la alcachofa un pregón especial: ¡Alcachofas! ¡Alcachofas! Calientan el cuerpo y el alma. Es posible que su consumo produzca directamente euforia lo cual crea de forma indirecta una sensación placentera relajación propicia para el ejercicio amatorio.

Almeja, mejillón o Vieira

Sus formas recuerdan los órganos genitales femeninos, ambos se consideran potentes afrodisíacos. Almeja y mejillón tiene similares características y propiedades que las ostras. Un estudio realizado por un grupo de científicos italianos y estadounidenses ha demostrado que los aminoácidos que se encuentran en los bivalvos (almejas, ostras, mejillones y vieiras), tiene el potencial de elevar los niveles de hormonas sexuales. El estudio se llevó a cabo en una especie mediterránea de mejillones y ha demostrado que estos aminoácidos, ácido aspártico y D-ácido N-metil-D aspártico, indujo a la producción de hormonas sexuales. Champagnes y cavas son excelentes acompañantes de estos bivalvos.

Caviar

El caviar es un producto gourmet que destaca por su alto contenido proteico, aminoácidos, grasas esenciales, oligoelementos y yodo. Posee propiedades energéticas y estimulantes sensoriales, su alto contenido en Zinc, estimula la formación de testosterona. Se le considera uno de los productos más exclusivos, lo cual también tiene su morbo. Su amante privilegiado, una copa de champagne y para los más tradicionales un vodka bien fresquito. Si observan que con uno no es suficiente, prueben con dos.

Chocolate

Los aztecas de refreían al chocolate como «el alimento de los dioses». El chocolate contiene componentes químicos con efectos neutransmisores en el cerebro y una sustancia parecida a la cafeína llamada teobromina que ayuda a combatir la fatiga y actúa como estimulante, mejorando la respiración (ventilación pulmonar) y consecuentemente la oxigenación celular mejorando la circulación sanguínea, muy importante para alcanzar un mejor rendimiento sexual. Es considerado un sustitutivo del sexo. Vinos fortificados y licorosos son un buen acompañante.

Espárragos

Su forma fálica acompaña la leyenda del espárrago. Aportan aminoácidos, minerales y principalmente potasio, fósforo y calcio, los cuales son imprescindibles para mantener un alto nivel energético.
Se dice que hervidos y al vapor son reconstituyentes y según The Vegetarian Society, comer espárragos durante tres días seguidos provoca el más poderoso efecto de alcoba. Un cava, un rosado navarro o un Riesling pueden coquetear sensualmente con unos espárragos de Navarra de gran calibre.

Miel

El néctar de Afrodita. Alimento de alto valor energético por su riqueza en itaminas y minerales. Sus vitaminas y minerales se absorben rápidamente y sus efectos reconstituyentes son casi inmediatos. Se dice que Cleopatra hacía lamer a sus amantes una pasta de miel y almendras directamente de sus genitales, viendo el panorama abría que reconocer que más que el alimento es la forma de tomarlo lo que aumentaría la libido.

Ostras

Romanos y griegos las consideraban un gran afrodisíaco. Ya en el siglo II, Juvenal, describió los efectos de la ingesta de ostras y vino en la mujer. Otras hipótesis mencionan el parecido entre la ostra y la vagina. Las ostras poseen similares características y propiedades que el caviar. Su amante ideal, otra copita de champagne.

Trufas

Al igual que las ostras, las civilizaciones clásicas también apreciaban las propiedades vigorizantes de la trufa. Griegos y romanos pensaban que la trufa era afrodisíaca. Su olor fúngico estimula y sensibiliza la piel con el roce. Su consumo en grandes cantidades puede ser problemático debido a su digestibilidad. Aún así sigue siendo un alimento sano y agradable si se toma con moderación.
Brillat Savarin, uno de los grandes gastrónomos de la historia, decía en 1852 sobre las trufas “que por caras, se conocen poco y se disfrutan mucho”, su costoso valor nos hace disfrutarlas en un mayor grado. Combina excepcionalmente con el foie gras de pato. Todo ello regado de cava, éxtasis asegurado.

Publicado en