Salsa de yogur casera

Salsa de yogur casera especialmente indicada para ensaladas como la César o la ensaladas de pasta.

Salsa de yogur casera

Desde el kebab de al lado de casa hasta ese restaurante donde solo nos podemos permitir ir en ocasiones especiales. La salsa de yogur es un condimento cada vez más empleado por todo tipo de establecimientos. A parte de su sabor ligero y su bajo aporte calórico comparado con otras salsas como la mayonesa o la salsa rosa, la salsa de yogur es considerada gracias a su ingrediente principal como un alimento probiótico. Esto quiere decir que el yogur contiene una serie de microorganismos vivos que llegan intactos a nuestro organismo donde llevan a cabo su misión: regular el sistema inmunológico e intervenir en los procesos intestinales entre otras funciones. Si tú también quieres disfrutar de los beneficios de la salsa de yogur, ¡te mostramos su receta!

 Yogurt artesanal natural azucarado¿Qué necesitamos para hacer salsa de yogur?

 

¿Cómo hacer salsa de yogur casera?

1. Para hacer salsa de yogur casera comenzaremos por el ajo. Picamos el diente de ajo en trozos tan pequeños como podamos y a continuación lo molemos en el mortero.

2. Agregamos dos cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra y condimentamos con sal. Removemos suavemente e incorporamos el jugo de un limón.

3. Ya solo nos quedará añadir el yogur natural, espolvorear con pimienta negra molida y remover todo bien hasta que tengamos una salsa fina y homogénea.

Cómo utilizar la salsa de yogur

La receta de salsa de yogur casera que te mostramos está especialmente indicada para ensaladas tipo César, ensaladas de pasta, etc., ya que es muy suave y ligera. Si quieres obtener una salsa con algo más de cuerpo, debes sustituir el yogur natural por yogur griego y añadir una cucharada de mayonesa, un poco de pepino picado y comino. Se trata de la receta de salsa de yogur para kebab que puedes utilizar en casa para acompañar a tus platos de carne como el solomillo de cerdo. Otras de las variantes de esta receta es añadir un poco de albahaca y utilizarla para unos creps de salmón ahumado o unas delicias de pescado como el mero.

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *