Anchoas en Salazón


En Calidad Gourmet, tu tienda de alimentación online, podrás encontrar anchoas del Cantábrico capturadas durante la primavera y conservadas de distintas formas. Disponemos de diferentes formatos de anchoas en conserva: en aceite de oliva, en aceite vegetal y como no, trabajamos también la anchoa en salazón en un formato más grande especial para hostelería (latón de 10 kg.) Las anchoas en salazón o salmuera son una de las especialidades más consumidas en nuestro país. En Calidad Gourmet únicamente se utiliza anchoa procedente de bocarte capturado en aguas del mar Cantábrico y con una maduración con sal de Torrevieja de más de 8 meses. Esta anchoa del Cantábrico en salazón se debe limpiar una a una, mostrando un color teja rojizo, un delicada textura y un bajo punto de sal. Su sabor es intenso destacando un buen equilibrio entre el pescado y su maduración en sal.

Comprar anchoas en salazón

El sabor de la anchoa en salazon de Calidad Gourmet es intenso destacando un buen equilibrio entre el pescado y su maduración en sal. Anchoa de Santoña capturada durante la primavera, meses en los cuales el bocarte presenta el mejor equilibrio de grasas, característica que lo hace perfecto para su conserva y consumo.

Las anchoas en salazón, al igual que el resto de anchoas a la venta en nuestro establecimiento, son pescadas en el golfo de Vizcaya durante los meses de primavera. Es en este momento cuando el bocarte presente el mejor balance de grasas, algo que lo hace propicio para su consumo. Para poder disfrutar de la reina del Cantábrico año tras año, es necesario un control exhaustivo de la cuota de pesca disponible. De esta manera, cada abril es necesario contar la biomasa existente para luego proceder en octubre con el recuento del número de alevines. Esta cantidad de pescado es la que determinará la cuota de anchoa que va a poder pescarse en la campaña siguiente.

Una vez que el pescado ha sido seleccionado en lonja, es cuando comienza el meticuloso proceso de su elaboración. El primer paso corresponde a las limpiadoras, ellas serán las encargadas de descabezar y limpiar los peces uno a uno. A continuación son introducidas por camadas en barriles, es decir, colocando una capa de anchoa y otra de sal. A estos barriles se les suele colocar algo de peso encima como prensa para que el proceso de deshidratación se realice de manera paulatina. Este proceso recibe el nombre de salazón y suele durar entre 6 y 7 meses. Una vez que la anchoa ha adquirido el punto de maduración adecuado, comienza su sobado a mano. Las fileteadoras deberán eliminar la piel del animal así como la mayor parte de la sal que ha quedado adherido a él. Para conseguir un punto de sal más bajó, será necesario introducirlas en tres barriles distintos de agua. Ahora llega el punto más delicado del proceso, aquel en el cual las fileteadoras ponen a prueba toda su experiencia en el meticuloso limpiado de la anchoa. Ellas serán las encargadas de cortar la cola y la espina dorsal, separar los filetes, y por supuesto, eliminar por completo las espinas existentes. Solo de esta manera conseguimos un bocarte solo a la altura de la auténtica anchoa de Santoña.