Aceite de Trufa


El aceite de trufa Bartolini se elabora en la región italiana de Umbria mediante aceite de oliva virgen extra aromatizado con trufa blanca o trufa negra. El aceite de trufa es ideal para platos de arroz y de pasta. Este aceite de oliva combina el sabor y aroma de la trufa negra o de la trufa blanca. Es aconsejable para elaborar salsas de queso, pasta, verdura a la plancha o al vapor, o platos de pescado al horno o a la plancha. El aceite de trufa negra tiene un sabor más fuerte, por lo tanto es buena opción para guisos, carnes o salsas. El aceite de trufa blanca puede acompañarse con huevos, pasta con queso o emplearse para aderezar tomate natural, verduras, queso mozzarella o carpaccio de carne o de bacalao.

Comprar aceite de trufa Online

El aceite de trufa, tanto blanca como negra tiene múltiples beneficios; es perfecto para aromatizar los platos y así aportarles un toque de originalidad. Respecto a los beneficios nutricionales, la trufa contiene muy poca cantidad de hidratos de carbono ya que tiene gran cantidad de agua. Además su aporte en fibra y proteína vegetal es muy alto, siendo la de la trufa negra mayor en el último caso.

Pero el aceite de trufa no se usa únicamente en el ámbito gastronómico. Tiene múltiples aportaciones para nuestra piel. Es un gran aliado de las pieles sensibles y ayuda a aminorar las manchas en la piel. Además, ofrece un valor nutritivo y antioxidante a nuestra piel, lo que reduce las arrugas, aportando frescura y naturalidad a nuestra dermis.

Volviendo al mundo gastronómico, son muchos los platos que se pueden realizar con este gran producto. Productos como la cecina loncheada se pueden convertir en un plato gourmet añadiéndole únicamente unas escamas de queso parmesano y un chorrito de aceite de trufa blanca por encima.

Para recetas más elaboradas también valdría, como por ejemplo unos boletus con yema de huevo, un entrante fácil y rápido que con un toque de aceite de trufa negra, harían de ese sencillo plato un exquisito bocado al paladar.