ES | EN | FR
(+34) 946 85 20 78 | info@calidadgourmet.com |

Fabada Asturiana


La fabada asturiana Casa Gerardo, se trata de un gran producto. Es la única fabada galardonada con una estrella Michelin. Esta gran coserva de comida preparada esta compuesta de fabes frescas acompañadas de chorizo, morcilla y tocino. Para cocinar correctamente estas fabes asturianas de Casa Gerardo, el producto debe manipularse con cuidado evitando el microondas. Lo más conveniente es verter la fabada asturiana en un cazo y calentar a fuego fuerte.

Comprar fabada asturiana Online

La fabada asturiana es uno de los platos tradicionales de la gastronomía asturiana. Este “plato de cuchara”, es perfecto para días de invierno. Se elabora a partir de fabes, a las que se le añade las típicas carnes ahumadas de un cocido; chorizo, morcilla y tocino. Las fabes utilizadas para este plato se denominan faba asturiana, una variedad de judía, de la variedad tradicional “granja asturiana”, con un color blanco cremoso, forma arriñonada y plana, y de un tamaño mayor al de las alubias tradicionales.

El consumo de esta legumbre se remonta al siglo XVI. Se sabe con seguridad que se plantaban en el territorio de Asturias. Hoy en día, el cultivo de las fabes ocupa en Asturias cerca de 2.500 hectáreas.

Para la realización de este plato, las fabes tienen que estar a remojo desde la noche anterior. Al día siguiente se ponen a cocer en una cazuela con agua, que cubran las fabes enteras. Cuando llevan un rato hirviendo se les añade las carnes ahumadas y una cebolla entera pelada. La cocción de las fabes no es una tarea simple, ya que un buen cocido de fabada asturiana llevaria unas 3 horas de cocción lenta. Por ello en Calidad Gourmet te damos la opción de probar una de las mejores fabadas preparadas del país, galardonada con una Estrella Michelin.

Además la fabada, y en concreto las fabes, tienen muchos beneficios para nuestra salud; esta legumbre nos aporta fibra, la cual ayuda a prevenir el estreñimiento, a disminuir los niveles de colesterol y mantener los niveles de azúcar estables. Son muy recomendables tanto para las embarazadas como para los niños ya que aportan folfatos, los cuales previenen la anemia y favorecen el crecimiento. También tienen una gran cantidad de potasio, perfecto para personas con problemas de hipertensión y retención de líquidos. Por todo ello, las fabes son una de las legumbres más recomendables.