Riofrio


Caviar de Riofrio proviene de Industrial piscícola navarra que comenzó su andadura en 1956 y se extendió sus actuales instalaciones en Andalucía (Riofrio) en 1963.

¿Por qué comprar Riofiro?

Porque Caviar de Riofrio proviene de Industrial piscícola navarra que comenzó su andadura en 1956 y se extendió sus actuales instalaciones en Andalucía (Riofrio) en 1963. Así, con más de 50 años de experiencia en la cría de peces, y tres instalaciones, incluidas dos de las más importantes de esturiones que posee Europa, hoy son uno de los mayores acuicultores de esturión del mundo, el mas importante de A. naccarii, y el primero con certificación ecológica para caviar y esturión.

El esturión mediterráneo o A. naccarii

En España desde siempre y hasta los años 70, se pescaban esturiones por su carne y sus huevas, tanto a orillas del Mediterráneo como del Atlántico, y a lo largo del Guadalquivir, el Ebro, el Duero y el Tajo. Estos famosos ríos de la península ibérica eran remontados por esturiones cargados de huevas para reproducirse, de las especies A. naccarii y A. sturio, e incluso en algunos casos el famoso Beluga H.huso.

Desde los años 30 a los 60, se desarrolló la producción de caviar del Guadalquivir (Acipenser naccarii), siendo uno de los dos caviares europeos junto con el francés (Acipenser sturio). Históricamente el caviar ibérico fue, como en Francia o en Rusia, un manjar famoso y deseado. De hecho existió una marca de caviar ibérico que se exportaba, con gran éxito incluso, hasta Rusia. Varias toneladas se conseguían cosechar cada año. Durante estas décadas, la sobreexplotación de esta especie ibérica por su caviar, así como la construcción de la presa de Alcalá en el Guadalquivir, causaron su desaparición. Sólo quedaron algunos ejemplares salvajes del A. naccarii que remontaban el Po, en Italia.

Esas huevas se consumieron durante siglos en salazones tradicionales, como siempre se ha hecho en Andalucía. Prueba de ello es que ya Cervantes mencionaba el caviar en El Quijote (1615): «Tendiéronse en el suelo, y, haciendo manteles de las yerbas, pusieron sobre ellas pan, sal, cuchillos, nueces,rajas de queso, huesos mondos de jamón, que si no se dejaban mascar,no defendían el ser chupados. Pusieron asimismo un manjar negro que dicen que se llama caviar y es hecho de huevos de pescados, gran despertador de la colambre.» (capítulo LIV)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Quieres hablar con nosotros?, pincha aquí.