Envíos gratis a partir de 85€ peninsula (95 Baleares) | Ante cualquier duda; consúltanos: +34 946 852 078 | Compra 100% segura

Queso de Cabra


En la tienda de quesos online Calidad Gourmet podrás comprar queso de cabra nacional y francés. Se trata de un producto que nos permite una  multitud de elaboraciones y de gran valor culinario. Es un alimento especialmente sabroso que nos acompaña desde la antigüedad y ofrece importantes beneficios para nuestra salud por su gran aporte en calcio, vitaminas y proteínas.

Comprar queso de cabra

En la tienda de quesos online Calidad Gourmet podrás comprar queso de cabra nacional y francés. Se trata de un producto que nos permite una  multitud de elaboraciones y de gran valor culinario. Es un alimento especialmente sabroso que nos acompaña desde la antigüedad y ofrece importantes beneficios para nuestra salud por su gran aporte en calcio, vitaminas y proteínas.

Los quesos que ofertamos en nuestra categoría han sido elegidos por su increíble sabor y su carácter artesano. Así lo demuestran los premios que han conseguido. La Quesería Alles, de la localidad de Bejes (Cillorigo de Liébana) y encargados de elaborar un delicioso queso curado de cabra, se llevó la medalla de oro en los World Cheese Awards 2014. Por su parte, el canario Flor de Valsequillo logró el bronce en los World Cheese Awards de 2012.

¿Qué beneficios tiene el queso de cabra?

Por otro lado, aún existe un gran desconocimiento sobre las propiedades del queso de cabra. Cabe destacar que es más fácil de digerir que el de vaca ya que contiene menor cantidad de lactosa, caseína y particulas grasas. Además es una buena fuente de vitamina A, vitamina D, vitamina K, riboflavina, potasio, fósforo, hierro, niacina y tiamina. Es más bajo en calorías, colesterol y grasa, puesto que la leche de cabra tiene menos partículas grasas que la leche de vaca. Además, contiene probióticos y menos hormonas que la leche de vaca.

Maridaje queso de cabra

Para disfrutar al máximo del impresionante sabor de este tipo de queso, Calidad Gourmet, tu tienda de alimentación online, recomienda un buen txakoli para que su acidez se complemente perfectamente con la naturaleza ácida de la leche de cabra. Txakolis como Gorka Izagirre, algo más ácido que el G22, o un txakoli de Getaria como el Txakoli Txomin Etxaniz, normalmente más ácido que los de Bizkaia, resultan ideales para este tipo de quesos.

¿Cuántos tipos de queso de cabra hay?

Existen un centenar de tipos de queso de cabra repartidos por todo el mundo. Dicen que son los padres de todos los quesos y que datan de más de 7000 años a. C. Ya los hacían los humanos de la prehistoria, cuando comenzaron a criar cabras y asentarse para cultivar sus alimentos.

Francia es el mayor productor de queso de cabra del mundo, sin embargo, los tipos de queso de cabra se pueden dividir por países. Como hemos comentado, el más famoso es el francés, siendo los más conocidos los del Valle de Loira y Poitou. En España y Portugal también se produce y consume queso de cabra: como el majorero, el de cabra payoya o el mató en España y Castelo Branco o queso de cabra portugués en Portugal.

Dentro del Reino Unido podemos encontrar el pantysgawn, un queso de cabra galés,y el gevrik (literalmente ‘cabritillo’) es un queso de cabra de Cornualles (Inglaterra). En Grecia se elaboran tradicionalmente el feta (también muy habitual en Dinamarca), el mizithra y el anthotiros a partir de una mezcla de leche de cabra y oveja. El queso de cabra griego tiene una historia muy larga: en la Iliada, Homero alude a una mujer que remueve vino con queso de cabra para reducir su acidez. En Italia se conoce el caprino.

De Noruega es típico el el brunost (literalmente ‘queso moreno’), que en otros países se conoce con el nombre gjetost (‘queso de cabra’). En Venezuela también es un clásico el queso de cabra, especialmente en los estados Falcón, Lara y Miranda, se produce este tipo de queso de manera artesanal, al igual que en Chile, pudiendo tener varios tipos, siendo el más común el de pasta firme. Finalmente, el queso de cabra chino es el rubing, un queso de cabra fresco de la provincia china de Yunnan, parecido al paneer indio.

¿Cuáles son los mejores quesos de cabra?

Para nosotros, los mejores quesos de cabra son los que disponemos en nuestro catálogo gourmet: el queso artesano de cabra payoya semicurado La Pastora de Grazalema y el queso de cabra canario Flor de Valsequillo.

Pero ¿por qué? Empecemos por el principio. La quesería La Pastora de Grazalema es una joven quesería de unos cinco años de vida. Sin embargo, en su corta vida ha conseguido numerosos reconocimientos para la calidad de sus quesos y su elaboración artesanal. Entre los 3.804 quesos que se han presentado este año a la 32 edición del famoso concurso World Cheese Awards nuestra marca de queso de cabra payoya: La Pastora de Grazalema ha logrado dos premios:

  • Gold: Queso curado de cabra payoya en manteca de cerdo ibérico.
  • Bronze: Queso curado de cabra payoya.

Por su parte, Flor de Valsequillo es una quesería de reconocido prestigio que ha conseguido numerosos premios por su labor. En el caso del queso de cabra canario Flor de Valsequillo, recibió una plata recientemente en la 32 edición del famoso concurso World Cheese Awards, frente a 3.804 quesos que se presentaron.

¿Cómo se puede comer el queso de cabra?

El queso de cabra es uno de esos ingredientes cada vez más apreciados y utilizados en la gastronomía. Hay infinidad de posibilidad para comer el queso de cabra. Se puede degustar en ensaladas, en cremas, sandiwich y bocadillos, croquetas, en salsas…y demás. Echa un vistazo a la propuesta de Calidad Gourmet para comer el queso de cabra.

Ensalada templada de queso de cabra y vinagre de frambuesa

Ingredientes

  • Lechuga
  • Una rodaja grande de queso de cabra
  • 50 gr. de jamón ibérico de bellota
  • Media cebolla
  • 1 Tomate
  • Azúcar moreno
  • Vinagre de frambuesa
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Para hacer nuestra ensalada templada de queso de cabra, comenzamos preparando un poco de cebolla caramelizada que le dará un toque dulce muy exquisito a nuestro plato. Picamos media cebolla en trozos pequeños y la pochamos en una sartén. Cuando comience a reblandecerse y adquirir cierto todo dorado, añadimos una cucharada de azúcar moreno y dejamos hacer a fuego lento unos 3 minutos más. Reservamos.

Ahora le llega el turno al queso de cabra. Hacer queso de cabra caramelizado es muy sencillo, solo necesitarás espolvorear un poco de azúcar moreno sobre una rodaja grande de queso de cabra y colocarla unos segundos sobre una sartén bien caliente.

Una vez que tengamos la cebolla caramelizada y el queso de cabra caramelizado, procedemos a montar nuestra ensalada templada.

Colocamos la lechuga junto con la cebolla caramelizada y el tomate cortado en dados en un bol, incorporamos un chorrito pequeño de aceite de oliva arbequina y removemos bien. Sobre ella, colocamos el jamón ibérico de bellota , la rodaja de queso de cabra caramelizada por encima y aliñamos con un chorrito de vinagre de frambuesa.

Ensalada de hojas verdes con queso de cabra y salmón

Ingredientes:

  • 500 grs de Hojas verdes (lechuga, rúcula, canónigos…)
  • 200 grs de Queso de cabra
  • 200 grs de Salmón ahumado Keia
  • 8 Nueces
  • 10 cl. de Aceite de oliva virgen extra
  • 1 cuchara de té de Mostaza a la antigua
  • Vinagre de Jerez
  • Tomates cherries

Elaboración:

Colocamos las hojas verdes al gusto en un bol y a continuación añadimos el queso de cabra en trocitos pequeños, el salmón y las nueces. Para aliñar, te recomendamos una vinagreta a base de mostaza a la antigua, aceite de oliva virgen extra, un poco de vinagre de Jerez y una pizca de sal. Puedes añadir también si lo deseas unos tomatitos cherry que además le aportarán a tu ensalada un toque de color.

Se trata de una ensalada muy ligerita que puedes tomarla o bien como primer plato a la hora de comer o bien como único plato a la hora de la cena. Te recomendamos que la acompañes con un vino blanco como el vino Marqués de Riscal Verdejo. Ahora solo te falta una cosa… ¡disfrutar!

Crema de calabacín con queso de cabra

Ingredientes:

  • 1 kg de calabacín
  • 1 patata
  • 1 cebolla grande
  • 150 grs. de rulo de cabra
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra arbequina
  • 1 vaso de agua
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Para hacer una suave crema de calabacín con queso de cabra, lo primero que debemos hacer es poner en una olla plana la cebolla y la patata troceada con un poquito de aceite de oliva virgen extra y dejamos hacer.

Cuando la cebolla ya está blanda, añadimos el calabacín en trocitos, tampoco hace falta que los trozos sean muy grandes. Podemos optar por añadir el calabacín pelado, o incorporarlo directamente con la piel (eso sí, bien lavado). Si nos decantamos por esta última opción, conservaremos todas las vitaminas presentes en la piel del calabacín, además nos quedará una crema de color verde muy característico.

A continuación, añadimos un vaso de agua hasta cubrir todos los ingredientes, un pellizco de sal y dejamos cocinar durante unos 15 o 20 minutos. Puedes hacer crema de calabacín sustituyendo el vaso de agua por uno de leche o incluso medio y medio de cada. Hay quienes prefieren también añadir un chorrito de nata a esta crema, para ello, la mejor opción es triturar todos los ingredientes con la nata fuera del fuego para que no se nos corte.

Cuando ya tengas tu crema de calabacín preparada y servida en plato, añade unos trocitos de queso de cabra por encima. Si tu crema está bien caliente notarás como el queso se funde ligeramente ofreciendo una textura espectacular.

Alcachofas ecológicas con jamón ibérico y queso de cabra

Ingredientes:

  • Un tarro de alcachofas ecológicas en conserva
  • 100 grs. de jamón ibérico de bellota
  • 100 grs. de queso de cabra
  • Aceite de oliva arbequina ecológico
  • Sal

Elaboración:

Salteamos las alcachofas ecológicas con el jamón ibérico y un chorrito de aceite de oliva. Esta receta también podrás elaborarla con alcachofas frescas, para ello necesitarás cocer las alcachofas en agua hirviendo y sal y cuando ya estén listas, sumergirlas en agua helada para frenar la cocción.

Laminamos el queso de cabra y lo colocamos sobre un papel siliconado para introducirlo al horno y calentar durante un breve periodo de tiempo.

Una vez que se haya dorado un poco el queso, lo sacamos del horno y lo colocamos encima de nuestras alcachofas ecológicas previamente salteadas con jamón ibérico.

Croquetas de jamón y queso de cabra

Ingredientes:

  • 500 ml de leche
  • 120 grs. de harina
  • 100 grs. de jamón ibérico de bellota
  • 100 grs. de queso de cabra
  • 30 grs. de mantequilla
  • 1 cebolla
  • Pan rallado
  • Huevo
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta

Elaboración:

Picamos la cebolla bien finito y la sofreímos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cuando esté bien tierna, fundimos la mantequilla en la sartén.

Mientras se va haciendo la cebolla, picamos el jamón ibérico de bellota en pequeños taquitos junto con el queso de cabra y reservamos.

Cuando la cebolla ya esté lista, vamos añadiendo poco a poco la harina y la leche removiendo con una cuchara de palo de forma continua para que no queden grumos. Puedes ayudarte de unas varillas si lo prefieres para que la bechamel de las croquetas te quede bien fina.

A continuación, salpimentamos e incorporamos una pizca de nuez moscada (del tamaño de la punta de una cuchara de café).

Seguidamente añadimos la mezcla de jamón y queso de cabra y removemos bien hasta que quede una masa espesa.

Sacamos la masa de la sartén, la extendemos en una bandeja y dejamos enfriar en la nevera cubriéndola con un film transparente para que no se seque.

Una vez que tengamos la masa fría y con una textura consistente, pasamos a realizar la forma de las croquetas cogiendo porciones mas o menos iguales.

El último paso para hacer croquetas de jamón y queso será pasarlas por harina, huevo batido y pan rallado y freírlas en una sartén con aceite abundante.

Solomillo con queso de cabra y cebolla caramelizada

Ingredientes:

Un solomillo de cerdo

  • Un rulo de cabra
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Una cebolla
  • Dos cucharadas de azúcar
  • Flor de sal de Cabo de Gata
  • Pimienta

Elaboración:

Para preparar la cebolla caramelizada debemos cortar la cebolla en juliana y pocharla en una sartén. Cuando la cebolla ya ha adquirido un tono transparente, añadimos dos cucharadas de azúcar, removemos y dejamos cocer durante unos minutos. Reservamos

Limpiamos el solomillo y lo cortamos en medallones de un dedo y medio de grosor aproximadamente. Lo ponemos en una sartén con un poco de aceite y lo sellamos. A continuación salpimentamos con la pimienta y la flor de Sal de Cabo de Gata.

Para emplatar utilizamos como base la cebolla carameliza, sobre esta el solomillo de cerdo y por encima una rodaja de rulo de cabra. Antes de servir debemos fundir un poco el queso con un soplete o bien meter la elaboración al horno durante unos minutos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies