¿Por qué se llama pescado azul?

¿Por qué se llama pescado azul?

Mucha gente tiene dificultades a la hora de diferenciar unos pescados de otros; ¿en qué se diferencia una salmón de una merluza? ¿Qué es el pescado azul? ¿Por qué se llama pescado azul? En este post despejaremos todas las dudas que te puedan surgir mientras estas en la cola de la pescadería, para que puedas hacer una buena compra, perfecta para tu dieta.

En general podemos distinguir tres tipos de pescado dependiendo de la proporción grasa que posean sus carnes; pescados blancos, pescados azules o grasos y pescados semigrasos.

Los pescados azules tienen entre un ocho y un quince por ciento de materia grasa debajo de la piel, lo cual se podría considerar una cantidad elevada,  aunque al ser en su mayoría grasa poliinsaturada, poseen múltiples beneficios para el organismo.

Pescados como la sardina, el salmón o el chicharro pertenecen a esta familia, pero, ¿Por qué se llama pescado azul? Pues bien, estos peces son especies que viven en aguas muy frías y superficiales, lo cual influye en su coloración, dándole a la piel una tonalidad azulada. Además estos peces necesitan acumular una mayor cantidad de grasa, ya que son más activos que los blancos, y muchas de estas especies realizan largas migraciones en su ciclo vital.

Especies representativas de pescado azul

Una de las maneras más sencillas de identificar los pescados azules, es fijándonos en su cola; tienen una forma muy peculiar, de flecha. Como realizan grandes viajes necesitan una potente aleta caudal con borde posterior ahorquillado que le aporte mayor rapidez en sus continuos desplazamientos.

Algunos de los pescados azules que encontrarás en el mercado son: sardina, salmonete, atún, salmón, trucha, bonito, pez espada, rodaballo, caballa, anchoa o boquerón, palometa, anguila, arenque, carpa, jurel, angula, cazón, chicharro o lamprea.

 

sardinas

 

Diferencias entre pescado azul y blanco

Y… ¿En qué se diferencian los pescados blancos de los azules? Pues bien, como ya hemos mencionado anteriormente, su principal diferencia se encuentra en la grasa que acumula cada uno. Los pescados blancos no necesitan desplazarse a grandes distancias ya que encuentran alimento cerca. Al ser sedentarios, no necesitan acumular grasa para sus migraciones. Poseen un 2% de grasa en su cuerpo, que se concentra en el hígado. Estos pescados son de fácil digestión. La mayoría del pescado magro tiene la carne blanca, viven en capas de aguas cercanas al fondo y debido a su poco movimiento no necesitan una aleta tan fuerte como la de los pescados azules. Por otro lado, el pescado azul posee entre un 5 y un 10% de grasa. La mayor parte de la grasa está en los tejidos del cuerpo.

Pero ya sea pescado azul o blanco, está comprobado que los países con mayor índice de consumo de pescado tiene un porcentaje menor de población que sufre problemas del corazón, como la angina de pecho y del infarto de miocardio.

¿Qué pescado azul tiene más Omega 3?

La grasa del pescado azul es rica en ácidos grasos poliinsaturados, siendo el Omega 3 el que ayuda a controlar los niveles de colesterol LDL, y por tanto reducen el riesgo de que este se acumule en las arterias.

Además, el pescado azul aporta proteínas de calidad y diversos minerales (yodo, fósforo, magnesio, calcio y también hierro), tanto si es en fresco como en conservas tipo atún, sardina o boquerón

Aunque pertenecen a la misma familia, hay pescados que tienen más Omega 3 que otros; el atún, la caballa, la sardina, el boquerón y el salmón, son entre otros, algunos de los pescados con mayor cantidad de estos ácidos grasos.

¿Por qué Ría de Santoña?

Si lo que quieres es conseguir pescado azul de primerísima calidad y a un buen precio, entonces debes probar Ría de Santoña- Pero, ¿por qué? Porque Ría de Santoña está considerada como una de las mejores conserveras de las muchas que hay en Santoña. Por su excelente calidad y sus artesanales métodos de elaboración, Ría de Santoña disfruta de un merecido reconocimiento a nivel mundial.

Ría de Santoña solo trabaja con materia prima de primerísima calidad, es decir, piezas grandes, de gran calidad, manipuladas a mano y con producción limitada. Bien desespinado y con perfecto equilibrio entre el pescado, la sal y el aceite de oliva. La conservera Ría de Santoña fusiona frescura y tradición con el sabor único de los pescados del Cantábrico, los aromas de los mejores aceites e ingredientes 100% naturales, sin conservantes ni aditivos artificiales.

Ría de Santoña destaca también por la jugosidad y ternura de sus pescados. Es una de las marcas mejor valoradas por los consumidores en cuando a la relación calidad-precio y, sobre todo, se valora el respeto de la marca por el producto.

Publicado en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.